Salud Mental

Salud Mental

sábado, 4 de febrero de 2012

EL AUTOCUIDADO COMO ESTRATEGIA PARA EL CRECIMIENTO PERSONAL


INTRODUCCIÓN
Desde una perspectiva teórica, para hablar de autocuidados se hace necesario hacer referencia a D. Orem y su teoría del autocuidado, a través de la cual define este concepto como el cuidado de uno mismo, dado por uno mismo y para uno mismo.
Las acciones que se realizan dirigidas a cuidarse son aprendidas y en este aprendizaje influyen múltiples factores (creencias, hábitos, nivel de conocimientos, gpo. Social, etc.) Que determinan tanto el tipo como la cantidad de autocuidados que cada uno se aplica a sí mismo. Para que el aprendizaje se asimile hay que integrar las acciones de autocuidado.
Orem señala tres tipos de requisitos de autocuidado.
1.- Universales, comunes para todo el mundo y variables en función de algunos factores internos y externos.
2.-De desarrollo, específicos de determinadas etapas evolutivas de la persona.
3.- De alteración de la salud, derivados de la enfermedad.

OBJETIVOS DEL AUTOCUIDADO
Objetivos básicos:
1.-Incrementar el nivel de salud actual de la persona.
2.-Mantener al máximo el nivel de bienestar de la persona.
3.-Implicar a la persona en el cuidado de la propia salud desde un punto de vista integral.

FACTORES QUE INFLUYEN EN EL AUTOCUIDADO
Desarrollar capacidades para las cuestiones más diversas, sin embargo el autocuidado no se considera una materia imprescindible.
Los factores influyentes en la capacidad de los autocuidados son los siguientes:
1.- Factores socioculturales, tales como edad, sexo, origen, educación, nivel de ingresos etc.
2.- Patrones familiares, tales como formas de comunicación, formas de afrontar el estrés, educación en hábitos de salud-dietas, ejercicio, sueño- filosofía de vida, concepción de la salud y de su cuidado, etc.
3.- Experiencias previas, tales como enfermedad propia o de una persona significativa, asi como las que el entorno mismo proporciona.
4.- Percepciones individuales tales como el concepto de salud que uno tenga, la percepción del propio estado de salud y del control sobre la misma, el nivel de autoconocimiento y autoestima.
 La persona que sabe cuidarse posee una serie de características que lo distinguen:
a) Conocimientos de las propias necesidades, limitaciones, carencias y habilidades.
b) Autoconcepto  positivo y elevada autoestima.
c) Filosofía de vida optimista, con fuentes variadas de intereses
d) capacidad de adaptación con dominio de múltiples alternativas de respuesta para afrontar situaciones de estrés.
e) Respeto hacia los demás y aceptación de las diferentes individualidades

ELABORACION DE UN PLAN DE AUTOCUIDADOS
La planificación puede realizarse para ayudar a la persona o familia a que reorganicen su vida sobre la base de los objetivos de salud, dependen de la idiosincrasia de cada persona, situación o problema.
Valoración
Es el nivel de conocimiento que la persona tenga de sí misma.
a) Las necesidades tanto físicas como psicológicas.
b) Los problemas reales o potenciales de salud.
c) Las competencias y habilidades personales.
d) Las actitudes y creencias o filosofía de vida.
e) Los factores que limitan o impiden el aprendizaje.
f) Los recursos de apoyo de que la persona dispone.
Planificación y puesta en práctica del plan.
Existe una serie de pasos que deben ser necesariamente considerados:
1.- Establecimientos de objetivos a corto, medio y largo plazo.
2.- Planificación de las actividades concretas a realizar.
3.- Determinar las prioridades de actuación
4.- Identificar los recursos de apoyo disponibles.
 
Evaluación del progreso
La evaluación del plan de autocuidados debe realizarse de forma continuada, de acuerdo con los límites  del tiempo establecidos, así como con los objetivos a corto, medio y largo plazo previstos. No solo debe realizarse la valoración de aquellos aspectos que quedan por realizar.

EL AUTOCUIDADO COMO REQUISITO PARA CUIDAR
La relación que existe entre la capacidad de autocuidarse y la capacidad para cuidar a los demás es muy estrecha. Una persona que no sabe cuidar de sí misma puede presentar un déficit en la satisfacción de sus propias necesidades, lo cual puede crearle serios problemas para cuidar a los demás.
El autocuidado puede ser una expresión del nivel de autoestima que la persona tiene., para poner en marcha un plan de autocuidados que resulte beneficioso, es preciso un cierto nivel de autoconocimiento.
Además de autocuidarse  para cuidar mejor, las enfermeras, por las características propias de la profesión, con múltiples estresores personales y ambientales, necesitan potenciar su autocuidado para mejorar su calidad de vida, el autocuidado constituye un instrumento de prevención primordial para las enfermeras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada